Helado de Plátano y Chocolate {2 ingredientes – 5 minutos}

helado de platano y cacao

Cuando probéis el helado los sabores no os sorprenderán, sabe evidentemente a plátano y a cacao, pero lo que os sorprenderá será la textura. De helado profesional oiga.

Y además, 2 ventajas más: 1. es, como dicen en inglés, guilt-free, o sea, que te puedes dar un capricho y sentirte la mar de bien porque al fin y al cabo, es fruta, 2. es perfecto para utilizar los plátanos que están demasiado maduros y que nadie quiere comer, ¡no los tires! Congélalos y haz helado 🙂

helado de platano y cacao

Helado de Plátano y Chocolate

Sara C.
Con un poco de previsión y 2 ingredientes tienes un fantástico helado realfood.
0 de 0 votos
Tiempo de preparación 8 h 10 min
Tiempo total 8 h 10 min
Plato Postres y Dulces
Cocina Cocina Mediterránea
Raciones 4 raciones

Ingredientes
  

  • 3 plátanos
  • 1 cucharada de cacao en polvo
  • 1/2 cucharada de miel (opcional)

Elaboración paso a paso
 

  • Lo más importante: congelar los plátanos. Es el secreto de la textura, no saldrá igual si lo haces sin congelar.
  • Para congelarlos, la mejor manera es pelarlos, cortarlos en rodajas y guardarlos en una bolsa de congelación.
  • Cuando quieras hacer el helado no tienes más que sacarlos y directamente ponerlos en el vaso de la batidora o de la picadora. Bate durante 3-4 minutos. Al principio verás que se desmenuzan en granillo pero dale suficiente tiempo y verás como se va conviertiendo en crema. Añade el cacao y, si quieres, la miel, y sigue batiendo 1-2 minutos más.
  • Sirve directamente.
Keyword helado de plátano, helado realfood
¿Has probado esta receta?Deja tu puntuación

Helado After Eight (Menta y Chocolate)

El año pasado me estrené con esto de hacer helados en casa, y sin heladera. Probé el de vainilla y a partir de esa receta base se pueden llegar a hacer múltiples variaciones, como esta que traigo hoy.

Doblemente refrescante y fácil de hacer.

receta de helado de after eight

Ingredientes para rellenar un molde de cake mediano:
– 225 gr de nata líquida
– 4 yemas de huevo
– 62 gr de azúcar
– 10 gr de agua
– 10 hojas de menta
– 100 gr de chocolate

La receta se basa en tres partes: las yemas que se baten con un almíbar, la nata que se monta y una infusión de menta.

Por un lado, pon 25 gr de nata líquida en un cazo con las hojas de menta limpias. Cuando la nata arranque a hervir, apártala de fuego y tapa el cazo, dejando infusionar la menta.

Por otro lado, en otro cazo pon el azúcar (reserva una cucharadita) y el agua. A fuego medio, deja que el azúcar se disuelva y se forme un almíbar, sin remover.

Mientras el azúcar se deshace, blanquea las yemas con la cucharadita de azúcar que has reservado.

Una vez el almíbar esté listo, escalda las yemas en el mismo, aparta rápido del fuego -es importante que las yemas no lleguen a cuajar- y empieza a batir la mezcla almíbar-yemas. No dejes de batir hasta que se haya enfriado del todo.

Finalmente, bate el resto de la nata líquida hasta que esté muy espumosa.

Como paso final, mezcla la nata infusionada en menta (retirando las hojas y escurriéndolas bien) con la nata montada y las yemas.

Ralla los 100 gr de chocolate, sin que queden trozos demasiado grandes, pues luego se congelarán y serán difíciles de comer. Integra el chocolate con el helado y vierte el resultado en un molde de cake forrado con papel de film.

Mételo en el congelador mínimo 4 horas y listo.

Helado de Vainilla, Sin Heladera, Sin Remover… ¡Fácil!

La peculiaridad de esta receta es que no se necesita ni heladera ni requiere el tedioso proceso de sacar el helado cada cierto tiempo del congelador y removerlo. Por otra parte, conlleva algo de tiempo, pero el resultado vale la pena. 


Ingredientes para rellenar un molde de cake:
– 225 gr de nata líquida
– 4 yemas de huevo
– 62 gr de azúcar
– 10 gr de agua
– 1 vaina de vainilla

La receta que detallo a continuación se basa en tres «elaboraciones»: las yemas que se baten con un almíbar, la nata que se monta y una infusión de vainilla.

Por un lado, pon 25 gr de nata líquida en un cazo con la vaina de vainilla. Cuando la nata arranque a hervir, apártala de fuego y tapa el cazo, dejando infusionar la vainilla.

Por otro lado, en otro cazo pon el azúcar (reserva una cucharadita) y el agua. Haz un almíbar, sin remover.
Mientras el azúcar se deshace, blanquea las yemas con la cucharadita de azúcar que has reservado.

Una vez el almíbar esté listo, escalda las yemas en el mismo, aparta rápido del fuego -es importante que las yemas no lleguen a cuajar- y empieza a batir la mezcla almíbar-yemas. No dejes de batir hasta que se haya enfriado del todo.

Finalmente, bate el resto de la nata líquida hasta que esté muy espumosa.

Como paso final, integra las tres elaboraciones con cuidado y vierte el resultado en un molde de cake forrado con papel de film.

Mételo en el congelador mínimo 4 horas y listo.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies