Me pierde…

El chocolate. Esta receta de trufas de chocolate, que es de mi tía, es la mejor que he probado hasta la fecha (incluyendo las de pastelerías). Postres de chocolate hay muchos, y riquísimos, pero estos me conquistaron por ser diferentes: Mousse de chocolate con sal y Mousse de chocolate (con agua).

La calabaza y su versatilidad, desde la crema de calabaza clásica hasta la lasaña de calabaza.

Las castañas como tradición, en lugar de Halloween. Me gustan hasta en la sopa! Por no hablar de los Marron Glacé

Los arroces hechos con amor. Como el de cordero y el risotto de foie.

Las setas, reinas del otoño y del fricandó, el estofado catalán más famoso.

La cocina árabe, como el taboulé, la tagine de ternera y, por supuesto, las baklavas.

Y la cocina francesa (sus guisos de pollo, sus estofados de ternera…).

Las ensaladas rápidas, fáciles y originales y las llamadas ensaladas sin lechuga, en especial las ensaladas de legumbres poco vistas como esta de garbanzos o esta de lentejas.

Las combinaciones que nunca antes había probado y las que no imaginaba.

Los platos agridulces.

Los quesos. En especial los de sabor fuerte, como los quesos azules.

Las tartas de fruta, como esta preciosidad.

Las fresas caramelizadas, en ensalada, con pistachos, en carpaccio

Las alcachofas en todas sus formas, pero quizás la que más me sigue sorprendiendo es el paté de alcachofas.

¿Y a ti, qué te gusta?

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR