Bagels Caseros

Todo un clásico neoyorkino y todo un clásico del brunch, mi debilidad en los fines de semana. ¡Y es que estos panecillos son irresistibles les pongas lo que les pongas!

Las opciones para rellenarlos son inacabables. Desde el clásico de salmón y queso cremoso, a jamón y queso. El de la foto lleva bacon, queso y huevo como relleno, con el pan untado muy ligeramente en mostaza.

La receta es del libro Panes creativos, de Daniel Jordà, y seguirla es tan fácil como luego rellenarlos y comerlos. En serio, no hace falta ser un experto en pan para lanzarse.

Y una de las mejores partes: puedes congelarlos y tener siempre a mano para un capricho.

bagels-caseros

5 from 1 reviews
Bagels Caseros
 
Autor:
Tipo de plato: Panes y Masas
Cocina: Cocina Internacional
Ingredientes
  • 500 gr de harina
  • 350 gr de masa madre (ver receta al final)
  • 10g de sal
  • 5g de levadura fresca
  • 200gr de agua
  • 1 huevo
  • 50gr de mantequilla
  • Semillas de sésamo, amapola... (opcional)
Instrucciones
  1. Mezcla todos los ingredientes menos la mantequilla y amasa levemente hasta que la masa sea lisa y uniforme. Para ello, alterna el amasado con unos minutos de reposo.
  2. Incorpora la mantequilla siguiendo el mismo proceso de amasado y reposo. De nuevo, cuando tengas una masa lisa, forma una bola y déjala reposar 45 minutos, fuera de la nevera y tapada con un trapo de cocina limpio.
  3. Al cabo de este tiempo, coge trocitos de masa de aproximadamente 90gr y dales la forma de bagel. La manera más fácil es hacer bolas y luego, con los dedos, hacer un buen agujero en el centro. Es importante que el agujero sea generoso porque luego se reducirá con el levado y horneado.
  4. Deja de nuevo que reposen y doblen su volumen.
  5. Pon agua a hervir en una olla o cazo mediano y, cuando los bagels hayan doblado su volumen, cuécelos de uno a uno en el agua, durante 1-2 minutos por lado.
  6. Cuando los vayas retirando del agua, reboza uno de los lados por semillas de sésamo o de amapola, si quieres.
  7. Hornea durante 8 minutos a 220°C.
Notas
Para congelarlos, espera a que se enfríen y guárdalos en una bolsa de congelación. Puedes guardarlos enteros o ya cortados por la mitad, listos para rellenar.
Para descongelarlos, simplemente sácalos un rato antes de comerlos.

Para la masa madre:
Mezcla 300gr de harina con 180gr de agua, 6gr de sal y 2gr de levadura fresca. Deja reposar en la nevera 12-16 horas.

Pan de Centeno Integral {con masa madre}

¿Hornear pan en verano? Uf, es duro, pero aunque ya haga demasiada calor sin encender el horno, vale la pena el sacrificio.
Al fin y al cabo, ¡no es necesario quedarse en la cocina mientras se cuece! Y en algún momento u otro tenía que publicar esta receta, vosotros decidís cuando queréis ponerla en práctica.

Creo que ya he comentado en algún post desde hace unos meses hago mi propio pan en casa con masa madre. No consigo sacar el tiempo todas las semanas pero lo intento. El resultado es mejor en textura y sabor que el pan comprado en el 95% de las panaderías de Barcelona, con lo cual, el esfuerzo tiene su recompensa.

Hoy traigo un pan de centeno integral muuuy fácil de hacer, no requiere amasado y acompaña fenomenal a cualquier cosa que se le ponga encima. Es una delicia sólo apta para paladares exigentes en cuestiones de pan (ya sabéis que la masa madre otorga un sabor ligeramente más ácido que el del pan “normal” y la harina de centeno tiene sus particularidades gustativas).

Ingredientes:
– 300 gr de masa madre activa (mejor si es de centeno, pero también puede ser de trigo)
– 300 gr de harina integral de centeno (si lo quieres más ligero puedes poner 150 gr de harina de centeno integral y 150 gr de harina de centeno normal)
– 200 gr de agua
– 5 gr de sal
– 1 cucharada de miel/jugo concentrado de manzana/miel de caña…
– 5 gr de vinagre

En un bol, bate el agua con la masa madre para disolverla y luego añade la harina, el vinagre y la miel. Amasa con la ayuda de una espátula, pues el centeno es muy pegajoso.

Engrasa las puntas de tus dedos y vierte la masa sobre tu superficie de trabajo, también ligeramente engrasada con aceite. Plega la masa sobre sí misma.

Engrasa un molde con aceite y harina y coloca la masa dentro, procurando que quede bien repartida. Deja reposar entre 2 y 3 horas a temperatura ambiente, o entre 8-10 en la nevera.

Precalienta el horno a 250ºC durante al menos 15 minutos y luego introduce el pan. Mantén durante 10 minutos y luego sácalo del molde y sigue horneando durante 40-50 minutos a 190ºC.

Si puedes, deja reposar el pan durante 24-48 horas para que tenga más sabor.

Esta receta es de Bons Focs (con el pan me ciño a las recetas de profesionales, todavía no lo domino lo suficiente como para desarrollar mis propias recetas). Si tenéis la oportunidad de hacer un taller de pan con ellos, ¡no lo dudéis ni un momento!

Panecillos Fáciles

receta de panecillos fáciles

Ingredientes para 20 panecillos pequeños (de 45 gr cada uno):
– 600 gr de harina de fuerza
– 42 gr de levadura fresca
– 150 ml de leche a temperatura ambiente
– 150 ml de agua
– 50 ml de aceite
– 1 huevo batido
– 1 cucharadita de sal
– Semillas de sésamo (opcional)

Tamiza la harina, añade la sal y forma un hueco en el centro.

Mezcla la leche y el agua con el aceite, diluye en ellos la levadura y viértelo en el hueco. Mezcla un poco y empieza a amasar hasta que obtener una masa homogénea y elástica.

Deja reposar la masa en un recipiente cubierto durante 1 hora, hasta que doble su volumen.

Divide la masa en el número de panecillos que quieras hacer y déjalos reposar 30 min más en una bandeja enharinada.

Pincela la superficie del pan con el huevo batido y reparte semillas de sésamo por encima.

Precaliente el horno a 220º, con un recipiente de agua dentro para que el horno se mantenga húmedo, y cuece los panecillos durante 15-20 minutos.

Finalmente, deja enfriar sobre una rejilla.

Pan Rústico {con levadura}

pan rústico con levadura

Ingredientes para 7-8 panecillos:
– 12 gr de levadura fresca
– 250 gr de agua fría
– 500 gr de harina de fuerza
– 12 gr de azúcar moreno
– 12 gr de flor de sal
– 50 gr de cerveza rubia

En un bol, pon la harina, el azúcar, la sal, la levadura troceada, la cerveza y, poco a poco el agua. Dependiendo de la harina que utilices, puedes necesitar un poco más de líquido o un poco menos, por tanto, no lo añadas todo de golpe.

Mezcla bien los ingredientes y empieza a amasar. Para ello, estira la masa y dóblala sobre sí misma unas cuentas veces, luego déjala reposar 2-5 minutos. Repite la operación hasta que la masa tenga una textura homogéna y de superficie lisa.

Deja reposar durante 1 hora en un bol, tapada con un trapo húmedo.

A continuación, pon la masa sobre una superficie enharinada, masajéala suavemente y sepárala en 7-8 panecillos del mismo peso.

Dales la forma del pan que quieras obtener, redondo o tipo baguette, y déjalos fermentar durante una hora y media más o menos, tapados con un trapo húmedo.

Precalienta el horno a 220º C, dispon los panecillos o baguettes sobre la bandeja del horno, espolvorea con harina y cuece durante 12-15 minutos.

Una vez cocidos, déjalos enfriar sobre una rejilla.

Focaccia con Alcachofas

Hacía meses y meses que no participaba en un evento gastronómico online, y esta Recepta del 15 me hacía especial ilusión. Entre que con esta edición celebra su primer aniversario y que el ingrediente escogido es uno de mis favoritos, tenía que preparar algo sí o sí.

Después de algunas dudas sobre qué receta preparar, me decidí por esta focaccia. Es sabrosa pero ligera y realmente fácil de preparar.

Focaccia de alcachofas

Ingredientes:
– 200 ml de agua tibia
– 1 cucharada de miel
– 25 gr de levadura fresca
– 300 gr de harina
– 1 cucharada de sal
– 100 ml de aceite de oliva
– 2 alcachofas
– Orégano seco
– Pimienta de Cayena (opcional)
– Piel de limón rallada (opcional)

En un bol, deshaz la levadura fresca con el agua y la miel. Deja reposar 10 minutos o hasta que veas que se forman burbujas en la superficie.

En otro bol, pon la harina con la sal y haz un volcán. Vierte el agua con la levadura y empieza a mezclar. Luego incorpora poco a poco la mitad del aceite de oliva y sigue mezclando hasta que estén todo esté bien integrado.

Deja reposar en el bol (untado con aceite de oliva) tapado con papel de film hasta que doble su tamaño.

Extiende la masa sobre la bandeja del horno cubierta de papel vegetal. Reparte el resto de aceite por encima de la masa y márcala con la punta de los dedos, para que coja la forma característica de la focaccia. Deja reposar durante 30 minutos más.

Precalienta el horno a 220ºC.

Mientras, retira las hojas exteriores de las alcachofas hasta llegar a su corazón. Corta las puntas y retira los pelillos interiores. Córtalas en láminas y fríelas en aceite de oliva.

Una vez fritas, retira el exceso de aceite con papel de cocina y repártelas por encima de la masa.

Espolvorea orégano, pimienta de Cayena y piel de limón y hornea durante 20 minutos o hasta que la focaccia esté dorada.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

CERRAR